El principal objetivo sería, además de las plazas de aparcamiento obligatorias que debe tener asociada cada vivienda de nueva construcción, prever otras zonas de aparcamiento libre, en superficie, respecto a las futuras promociones en zonas no urbanas.

Hoy, en rueda de prensa, la concejala Emilia Mañas, ha presentado la nueva moción socialista para acometer cambios puntuales en la normativa de urbanismo.

«Desde este Grupo Municipal venimos observando cómo en las nuevas zonas urbanizadas no se presta la debida atención al tema de los aparcamientos libres. Es cierto que las normas urbanísticas exigen, en las nuevas promociones, que se doten de plazas aparcamiento privado por cada nueva vivienda, pero también, a la hora de urbanizar, habría que tener en cuenta que existe un flujo de vehículos que no son de los residentes, pero que también necesitan espacios para aparcar. Este problema afecta, sobre todo, a los establecimientos comerciales y los despachos profesionales. Un ejemplo de ello es la zona comprendida entre la calle Real, la calle Calerita y la carretera de Mijas. Se trata de una zona de moderno trazado, pero que en la actualidad tiene que utilizar algunos solares en su entorno para poder atender a la demanda de aparcamientos. Seguramente habría que crear una norma urbanística que atienda a este problema a la hora de planear los “estudios de detalle”. » Explicaba Mañas.

Los estudios de detalle no solo deben atender al agotamiento de la edificabilidad, sino procurar que los espacios urbanizados sean adecuados y cómodos para sus vecinos y visitantes.

Continuaba la concejala “Es natural que los promotores de nuevas zonas urbanizadas busquen la mayor rentabilidad posible, planeando para ello proyectos que agoten al límite toda la edificabilidad que les permite el PGOU vigente, pero, cómo cualquier norma es susceptible de modificación y mejora. Del mismo modo que se introdujo en su momento la obligación de dotar con 2 plazas de aparcamiento por vivienda promovida, en determinados casos, también se puede establecer la obligación de prever plazas de aparcamiento libre y en superficie en una proporción que se estime adecuada, por ejemplo; 1 plaza libre por cada 3 viviendas. Es evidente que si no se arbitran medidas de obligado cumplimiento, la iniciativa privada casi siempre va a optar por la obtención del mayor beneficio económico posible, especialmente en el campo inmobiliario donde se mueven grandes cantidades de dinero, y la aplicación de normas restrictivas suponen un gran detrimento en sus cuentas de beneficios.”

“Confiamos en que los servicios jurídicos y urbanísticos de este Ayuntamiento estudien la viabilidad de poner en marcha alguna norma en el sentido anteriormente expuesto y se traiga a Pleno la aprobación de la misma para un futuro cercano.” Ha finalizado

Comparte: