Los socialistas han querido explicar por qué su formación fue la única que se opuso a la aprobación del Reglamento Orgánico Municipal, aprobado hace pocos días en pleno ordinario, debido a que coarta aún más la libertad de expresión de grupos políticos de oposición y de la ciudadanía.

El Reglamento Orgánico Municipal es una especie de libro de normas y reglas de juego con los que funcionará el Pleno, organiza estructuralmente un poco el Ayuntamiento
e, incluso, la ciudad. Los socialistas han querido explicar el por qué de su voto en contra por diversos motivos.

Por un lado, este reglamento propuesto por el equipo de gobierno hace que los plenos sean aún menos democráticos si cabe. “El Pleno era el único lugar donde la oposición podía expresarse libremente y debatir sobre los asuntos de la ciudad; este reglamento restringe los tiempos a la mitad, seguramente para no escuchar las denuncias de su gestión por parte de la oposiciónha lamentado el edil socialista Alexis Menéndez.

El equipo de gobierno, además, se queja de que la oposición ni trabaja ni propone. Sin embargo, ha creado un reglamento que limita las propuestas, mociones, ruegos y preguntas que los grupos municipales pueden hacer; además, iguala los derechos que puede tener un partido como el PSOE con seis concejales con, por ejemplo, Vox con un concejal. “Es decir, la ciudadanía con sus votos decide que el PSOE tenga seis representantes y Vox solo uno, pero ahora tenemos un reglamento que dice que podemos presentar las mismas iniciativas o ruegos y preguntas. Un sin sentidoha apostillado. Máxime cuando, aunque se limitan los tiempos de intervención a la mitad, la alcaldesa podrá intervenir en todos los debates con un turno extra de finalización, para que nadie le pueda contestar. Además, los ruegos y preguntas, a pesar de que la ley dictamina lo contrario, tendrá que registrarse por escrito previamente.

Con respecto a la ciudadanía y a la participación ciudadana, cuando debería ser este reglamento un gran avance, para los socialistas representa un gran fraude. Los vecinos y vecinas o asociaciones podrán intervenir en los plenos, pero no tiene por qué salir en la retransmisión de la televisión local para que el resto de la ciudad vea sus quejas.
En referencia a los distritos, la ley obliga a su creación al ser municipio de gran población y así el PSOE lo ha reclamado. Este reglamento podía haber sido la oportunidad idónea para crearlos y reglar su funcionamiento; pero, por desgracia, no ha sido así. Esta forma de gestión de un municipio es una manera de descentralizar la administración y que todos los barrios o asociaciones vecinales puedan participar más activamente de la gestión de sus necesidades. Es una manera de sacar la gestión del centro y gobernar desde los barrios. “Pero de momento nada, ni aunque la ley les obligaha denunciado Menéndez.

Otra forma de participación de la ciudadanía, asociaciones o de los propios grupos políticos son los consejos sectoriales o Consejo Social. “La ley les obliga a que este Consejo tenga su reglamento de funcionamiento para que no sea un paripé y además asegure la participación de todas las asociaciones o grupos municipales que quieran, pero tampoco les interesa. No les interesa que funcione ni sea práctico un órgano que sirve para analizar los problemas de la ciudad y solucionarlos entre todos, y que las diferentes organizaciones y asociaciones de la ciudad conozcan los problemas que tienen el resto, para taparlasha reclamado.

En definitiva, un reglamento orgánico deficiente. Una gran oportunidad perdida para democratizar este Ayuntamiento y que la participación ciudadana sea real con tal de tapar la mala gestión de este equipo de gobierno, con todas las normas encaminadas a tapar los problemas de nuestra ciudad y que nadie hable de ello ni se enterenha finalizado.

Comparte: