Esta misma mañana, en rueda de prensa, los socialistas han celebrado que, aunque tarde, el equipo de gobierno haya escuchado la necesidad de implantar mayores medidas de prevención y seguridad vial en el Paseo Marítimo como ya solicitaron la semana pasada.


Los socialistas han reclamado, en numerosas ocasiones, la necesidad que existe de regular la seguridad vial en el Paseo Marítimo. Esta situación se ha agravado en el último mes con los dos graves accidentes ocurridos en ese espacio, en el que ha habido que lamentar el fallecimiento de un ciclista. Esta necesidad fue llevada a Pleno, donde los socialistas solicitaron, a través de una pregunta, si por parte del equipo de gobierno se iba a tomar algún tipo de medida extraordinaria a este respecto.

Nuestro Portavoz, que además no olvidemos es ingeniero experto en Movilidad, preguntó a la Alcaldesa si se iban a tomar algún tipo de medidas ante las últimas noticias que han sacudido a los vecinos y vecinas de Fuengirola con respecto a la velocidad que algunos inconscientes asumen en el Paseo Marítimo: badenes, cámaras de vigilancia, radares, etc. La respuesta fue que no era necesario” ha explicado la viceportavoz, Nuria Guevara.

Sin embargo, parece que esto no es del todo cierto ya que, pocos días después, la noticia llevada a los medios por los populares es que se implementaban nuevas medidas de prevención y control del tráfico en esta zona. “Nos alegramos de que, a pesar de esa negativa primaria, hayan recapacitado y enfrentado la realidad que, por desgracia, todos los fuengiroleños y fuengiroleñas ya veníamos observando desde hace tiempo”.

El asunto sobre el tráfico rodado en el Paseo fuengiroleño lleva siendo un quebradero de cabeza para vecinos y vecinas desde hace tiempo, y no solo por la alta velocidad de quienes no respetan las normas viales. “Hablamos también de la contaminación acústica. Este Grupo Municipal ya hablaba hace años de la necesidad de un mapa de ruido que sirviera para controlar espacios donde los decibelios alcanzados superen lo establecido y ponerles remedio para favorecer el descanso de quienes allí viven. No en vano, preguntamos al equipo de gobierno y la Alcaldesa nos habló (a través de un informe) de 17 sanciones a ciclomotores y motocicletas por tubos de escapes alterados (que aumentan su ruido) desde el 1 de enero hasta el 29 de julio; sorprendentemente, sus palabras posteriores en pleno fueron que del 1 de enero al 31 de julio estas sanciones eran 33. No sabemos si se trata de un fallo o de datos que bailan, pero creemos que es una cifra más que suficiente para trabajar en ello y no considerarlo casi anecdótico, como fue su respuesta a nuestro escrito primario” ha especificado Guevara.

Celebramos que, por fin, hagan caso a este respecto a vecinos y vecinas aunque sea de manera posterior a decir que no es necesario o quitar peso a un asunto que preocupa a la ciudadanía y que es tan primordial como la seguridad vial de todos y todas” ha finalizado.

Comparte: