La iniciativa, que fue llevada a pleno en 2015 por los socialistas, sigue en trámites como se ha reflejado esta mañana en Pleno.

 El Sello de Ciudades Amigas de la Infancia reconoce a aquellos municipios que luchan y deciden apostar por los derechos de la infancia y la adolescencia. Les da voz, y les conforma como parte importante de la vida municipal. Y con este propósito fue presentada una moción por parte del Grupo Municipal Socialista en octubre de 2015, cuyos trámites continúan y suponen obtener el Sello “Ciudades Amigas de la Infancia” por parte de UNICEF.

Los municipios que quieran formar parte deben garantizar los derechos de los niños y niñas en cuanto a salud, vivienda, alimentación, educación, agua potable, saneamientos adecuados, etc. “La participación de niños y adolescentes en la toma de decisiones, especialmente en lo que concierne a temas directamente relacionados con ellos, solo puede ser eficaz a nivel local. No debe ser entendida como un juego o un ejercicio de aprendizaje en preparación de una futura participación adulta, sino como una forma de toma de conocimiento de la realidad y de búsqueda de su transformación dentro de una práctica democrática” ha asegurado la concejala Leonor Basallote.

La participación infantil, uno de los asuntos más interesantes a nivel local de este proceso, “debe promoverse, en primer lugar, sensibilizando a los adultos (y a los propios niños y niñas) de que la participación debe ser un hecho natural y frecuente en todas las esferas. Deben poder hablar y ser escuchados (con la firme voluntad de los adultos de tener en cuenta lo que dicen), deben ser incitados al diálogo (potenciando el compromiso), se debe garantizar la continuidad de la participación infantil y formular propuestas concretas de trabajo y horizontes de actuación acordes con la percepción temporal de los niños y niñas” ha querido matizar Basallote, quien ha manifestado su satisfacción porque esta iniciativa siga adelante.

Son muchas las ciudades españolas que ya forman parte de esta red (más de 120); concretamente, en Málaga, encontramos Marbella, Cártama y Málaga. La distinción tiene una validez de cuatro años, e implica que el Gobierno Local asume una serie de compromisos mediante la firma de un convenio, entre ellos, entregar un informe intermedio en el que debe informar del avance en la aplicación del Plan local de infancia. Finalizados estos cuatro años, el Gobierno Local que desee conservar la distinción debe presentarse nuevamente a la Convocatoria para su renovación, tal y como refleja la entidad.

Comparte: