De nuevo, en el Pleno acaecido en la mañana de ayer, la alcaldesa de Fuengirola ha acusado a los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento ante las preguntas de los grupos de la oposición sobre quejas de la ciudadanía.

 

Excusa predecible y poco creíble. Así podría resumirse la actitud defensiva y de desprecio que la alcaldesa, Ana Mula, tuvo ayer durante el transcurso de los ruegos y preguntas del Pleno Corporativo. Mientras los grupos de la oposición daban cuenta de numerosas cuestiones relativas al municipio, tales como la suciedad de las playas, la falta de accesibilidad de los baños adaptados de las mismas, la inactividad de algunos semáforos de la ciudad, etc. Mula ha contestado con la respuesta manida a la que tiene acostumbrados a quienes representan a casi el 50% de los votantes fuengiroleños: que todo eso es culpa de los trabajadores que no hacen su labor y, por ende, que la oposición critica a los mismos.

Cuando la oposición plantea déficits en la gestión, bien por vía de denuncia ciudadana ante la inactividad de la Administración local dirigida por el PP, bien motu proprio, según la Alcaldesa con ello hemos denostado bien a los técnicos, bien a los empleados públicos encargados del servicio, o directamente es culpa de los Habilitados nacionales o de la Junta de Andalucía por ser los servicios (sobre todo los sociales) competencia de la misma, pero mantienen voluntariamente una Concejalía que las asume como manifestación más de la contradicción oportunista e interesada de criticar lo que el Equipo de Gobierno asume voluntariamente y recibiendo fondos de la Comunidad Autónoma. Una buena pregunta sería: ¿Para qué mantienen una Concejalía que sólo asume competencias impropias?” ha manifestado José Manuel Serrato, portavoz del Grupo Municipal Socialista.

Desde la oposición, en particular nuestro Grupo, nunca hemos criticado a los trabajadores; al contrario: hemos estado a su lado en momentos como cuando la señora alcaldesa no les abonaba la cantidad adeudada por la carrera profesional, mintiéndoles días antes de las pasadas elecciones. La labor de estas personas es encomiable. Los últimos responsables son los Concejales Delegados y a su cabeza la Sra. Alcadesa,  que han de velar por el buen funcionamiento de sus respectivas delegaciones y quienes deben tomar las medidas oportunas para que los desperfectos o situaciones de emergencia que puedan darse se solucionen, no recayendo sobre los empleados públicos que con pocos medios materiales y humanos, gracias a las políticas restrictivas del PP, han de enfrentarse cada día a los retos de mantener en funcionamiento de una ciudad como Fuengirola” ha aclarado el Portavoz, quien ha añadido además que “lo que hacemos en el Pleno es simplemente dar cuenta de lo que las personas de Fuengirola nos trasladan; el oscurantismo al que nos tiene acostumbrados este Equipo de Gobierno nos hace tener que dar a conocer las inquietudes de los fuengiroleños y fuengiroleñas así”.

Por su parte, el Secretario General de los socialistas, Javier García León, ha recordado que esta situación no es nada nuevo. “La etapa Oña, mentora de Mula, fue igual de oscura. Acusar a la oposición de meterse con los trabajadores municipales de este Ayuntamiento es la típica estrategia de quien quiere echar balones fuera y ocultar su propio pecado. Si su inoperancia y la de su “bancada” (como a ella le gusta llamarla) ante determinadas situaciones es la que es la oposición no tiene culpa de hacerla visible; es más, estamos obligados de destapar su cobardía de esconderse tras los trabajadores“.

Comparte: