Ya son varias las ocasiones en las que la regidora del Ayuntamiento de Fuengirola se ha dirigido a los concejales y concejalas de la oposición de forma despectiva. Entre otros descalificativos se encuentran calificar de “mezquino” a un concejal y frases como “…presumo de ser, al menos de intentar ser una señora, cosa que dudo mucho de usted” (calificativo vertido sobre Palmira Soto, concejala de Podemos).

 

La actitud poco elegante y de ataque y bloqueo a la oposición sigue siendo la tónica habitual por parte del PP de Fuengirola. En esta ocasión, el límite ha llegado cuando los insultos han empezado a estar presentes en el Pleno, dirigidos a los concejales y concejalas de la oposición; varios miembros de la misma han verbalizado su malestar por esta actitud por parte de la alcaldesa, que se ha escudado en que algunos miembros de la bancada consideran algunas de sus resoluciones una muestra de incompetencia, y eso para ella es similar a considerar a un representante político del municipio mezquino o dudar de si es una señora.

“Esta forma de intentar desvirtuar a la oposición es absurda y muy poco elegante. Me veo en la obligación moral de salir en defensa de mis compañeros y compañeras de la oposición porque la señora Mula tiene una vara de medir demasiado arbitraria para descalificar y acusar al resto de partidos por sus mismos actos. Solo le solicito el mismo respeto que ella recibe de nosotros, y que no pierda el tiempo en calificaciones que solo la denigran a ella; es un tiempo valioso que perdemos en tratar asuntos que nos competen, como el presente y futuro de Fuengirola” ha lamentado la Viceportavoz socialista, Leonor Basallote.

“Tenemos el deber moral de educar con nuestros actos, como representantes políticos no debemos caer en descalificaciones a nuestro contrario” ha finalizado la Viceportavoz.

Comparte: